Algunos hombres buenos II

La orgía terminó. Enfundamos la cabeza del anciano y gagá monarca en una capucha de sado, y le metimos en una caja de madera con barrotes, como nos había ordenado el maricón de su hijo. «Meted al tarado en una mazmorra como se merece», nos había dicho. Al cerrar el habitáculo el viejo se hizo pis y el líquido se salió por un lateral, pero le dejamos que se quedara allí envuelto en sus propias heces. Llegó la hora de abandonar el inmundo palacete de caza, nuestra misión había sido cumplida satisfactoriamente, habíamos hecho fotos al interfecto como para inhabilitarle a perpetuidad. Enfilé hacia la puerta con Willson y con Molrock, que portaban semblante de psicópatas satisfechos. Pero, al salir, ella estaba allí fuera, exuberante, en la piscina, nadando desnuda. Era como una especie de Samantha Fox, pero con una espantosa cara de Borbona. La hija de puta era más fea que pegarle a un padre con un calcetín sudado. Corrían todo tipo de historias sobre ella y sus preferencias sexuales, sobre cómo se había tirado a media Guardia Real y a todos los guardias civiles de su escolta, bajo amenazas, claro, porque para tocar a aquel ser había que tener muchos cojones o estar completamente ciego.

– Willson, preséntamela.
– No entiendo tu interés, Latifah, es la hija subnormal del señor, la llaman Quasimoda sus hermanos. Es la que en la familia ha recibido una mayor cantidad de herencia genética directa, dicen que tiene un cociente intelectual de ciento noventa, tan alto que es tan lista que al final resulta que es gilipollas.

ele

Elena reparó en mi y me miró con esos ojos de zarigüella lastimera. Me acerqué a ella sin hacer caso a los consejos del puerco de Willson.

– Hola, señora, soy amiga de Willson Palleiro, el chambelán de su hermano.
– Hola, tranquila, sé quién eres, me han informado de todo. Espero que le hayáis dado su merecido a mi padre, pero que no le hayáis matado, tiene que sufrir una agonía larga como se merece.
– Le hemos dado pal pelo, no se preocupe, aunque ni siente ni padece el rufián.
Me lo imagino, el tío borracho asqueroso. Mi padre es un hijo de puta, Latifah, tiene todo lo malo que puedas encontrar en un ser humano. Se merece todo lo que le pasa, el haberse quedado gagá al caerle aquel elefante disecado encima. Si no hubiese ido con tanta coca esnifada en el cuerpo igual se hubiera dado cuenta y hubiera evitado el accidente. Pero también se habla de que mi madre le introdujo burundanga en la bolsa de droga que siempre lleva en el bolsillo, en venganza por toda su desdichada vida a su lado. Mi madre le odia con razón, la ha pegado más hostias que pelos tiene en la cabeza, pero como es aforado… Mi madre es la tía más fea y mojigata de toda Grecia, pero no se merecía tanto maltrato, pobre hija de puta, una mujer con un padre filonazi y con un marido asesino sin escrúpulos.

– Joder, es verdad que tu padre es un poco peculiar, he visto las cabezas disecadas del Duque de Cádiz y de su hermano… es que me da un poco de asco la taxidermia…

Elena llamó a un sirviente para que nos trajese dos copas de champán. Acudió raudo. Iba vestido sólo con un tanga de cuero.

– ¿Quieres follártelo y luego lo matamos? Es una costumbre que tenemos aquí.
– No, gracias, señora, no follo con pobres.
– Tienes buen gusto, Latifah, en este mundo lo único que vale es tener dinero, di que sí. Yo me enciendo cigarros con billetes de quinientos euros, que para eso es mi padre el que los fabrica. Tengo que pedirte una cosa.
– ¿Qué desea, majestad?
– Se trata de mi hijo el mayor. Quiero que lo desvirguen como es debido, por delante digo, su padrastro ya lo ha desvirgado por detrás.
¿Perdón?
– Ah, no lo sabes. Claro, es que es secreto de estado. Mi hijo Pipe, Froi para la plebe, no es hijo de Jaime. Es que mi padre se nos folló a mi hermana y a mí, y cuando me dejó preñada me obligaron a casarme con un maricón gilipollas perdido como tapadera. Le dieron un cargo en Axa Seguros a cambio y obligaban a todo el cuadro de mando de allí a que se la chupara, caprichos de jefe de Estado… Y mi padre se ha follado a todas las chicas de la familia, la Constitución permite que tenga ese derecho de pernada. También se folló a mi hermano una noche de borrachera, pero a ese tontolaba le gustó porque es más maricón que un palomo cojo con disipela. Imagino que ya sabes que está emparejado con el comemierda de Kiko Narváez, pero también está liado con ese del PSOE que llaman “El guaperas” que ahora aspira a presidente. Las hijas con Letizia también son de mi padre, ejecutó el derecho de pernada la misma noche de bodas de mi hermano, y a Letizia, que le gustan los viejos babosos, le cogió el gusto y repitió. Esas niñas con cara de zombie son obra del degenerado de mi padre, cómo no, se les nota en la cara, y la puta de Letizia las peina como a las niñas de El resplandor.
– Joder, de lo que se entera una.
– Pues no te lo pierdas, mi hijo Pipe les pilló follando en medio de un encinar junto al palacio, y mi padre le persiguió y le pegó un tiro en un pié, si no es por un escolta lo mata. El escolta dio su vida por Pipe, es uno de los que están disecados en la pared Norte.

Doctor Who

Willson y Molrock se estaban impacientando, porque aquel lugar era siniestro y muchos de los que entraban allí no salían vivos. Había que poner pies en polvorosa lo más pronto posible. Le di mi teléfono a Elena y quedamos en que Haiza y yo nos ocuparíamos del desvirgamiento del niño. Tres días más tarde me llamó el secretario de la infanta para concretar el encuentro y la forma de pago de los seis mil euros. Haiza y yo esperamos a que llegara vigilando desde la terraza. Le preparamos unas rayas de coca, la madre nos había contado que su padrastro le había introducido en las drogas y que al niño le gustaban mucho. Vimos cómo por la bocacalle de General Oráa aparecía un Rolls Royce precedido de seis motos de escolta de la policía nacional. El niño descendió del coche y entró en el portal. Le abrimos desnudas.

– Hola, Pipe, nos han hablado mucho de tí. Pasa y ponte cómodo.
– Zorras de mierda, podéis estar tranquilas, no os pienso poner la mano encima, vengo sólo para cubrir el expediente. No me atraen las mujeres en absoluto, mi padrastro hace años que me lleva a Chueca y a mí sólo me gustan los hombres, y mayores de cincuenta a ser posible.
– Joder, qué niño más redicho.
– Tu puta madre será redicha, zorra. Ponedme unas rayitas, que es lo que me apetece de verdad, y montároslo delante de mí, tú, dale por culo con ese consolador a la otra mora, pero fuerte que si no no mola.
– Para tener quince años estás muy puesto en la materia…
– Mi abuelo a mi edad ya se había follado más de mil mujeres, y había matado a dos mil hombres, tres mil animales salvajes y unos cientos de negros y moros, por deporte, es un espejo en el que yo me miro todos los días. Pero este país ingrato no es capaz de reconocerle todos sus méritos. Mi abuelo raptó a los hijos de José Bretón, los mató y luego encargó a la policía que le frabricase unas pruebas falsas para inculpar al pobre José. Qué tío más cojonudo es mi yayo, qué cojones tiene. Si fuera por mí pasaba a unos cuantos miles de súbditos por las armas, además así acabábamos con el problema del paro. ¿Tenéis Play-Station? Pues me ponéis algún juego de guerra y folláis mientras juego, yo no os toco ni con un palo… zorras moras… si por lo menos fueseis blancas…

CC/Energético

Pusimos la tele para enchufar la Play y salía en ese momento Pedro Sánchez, el sociata guaperas.

– Anda, mira, el amante de mi tío Felipe. Qué hijo de puta sociata de mierda. Cómo odio a los comunistas y a los pobres. Mora de mierda, empieza a chuparle el coño a la otra o llamo a mis escoltas que os peguen un tiro, hijas de puta. Sabéis qué os digo, que os voy a obligar a follar con mi madre, que es el ser más repugante de todo el planeta, porque sí, porque me apetece.

El niño se esnifó tres gramos de coca mientras jugaba. Cuando se nos acabó la nieve le pusimos unas rayas de Ajax Pino mezclado con Ibuprofeno, se las metió por la nariz y se marchó por donde había venido. Fueron los seis mil euros más fáciles de nuestras vidas. Le llevaron a un internado en Sigüenza, porque el cabrón no aprobaba ni la religión, pero para qué coño iba a estudiar siendo omnipotente.

Pedro Sánchez ganó las primarias del PSOE. Pronto será presidente de gobierno. Cuando se enteren de que es seropositivo se va a liar buena.

Imagen por defecto
Colaborador
Persona humana que cree que aún es necesario luchar por la libertad en defensa del pensamiento crítico y por la igualdad de credos. Anónimo por vocación y solidario por necesidad.

Deja un comentario