Anecdotario del cine: «Seven»

El destripador de Chesapeak aterriza en Panoplia para ilustrarnos sobre los pormenores que habíamos pasado por alto en las películas que todos hemos visto. A través de sus anecdotarios, este simpático personaje nos revela suculentos detalles. Y es que, ¿no son acaso los detalles los que marcan la diferencia? Hoy disfrutaremos de Seven.

Imagen por defecto
Colaborador
Persona humana que cree que aún es necesario luchar por la libertad en defensa del pensamiento crítico y por la igualdad de credos. Anónimo por vocación y solidario por necesidad.

5 comentarios

  1. En su día la película causó gran espectación y la pintaban como algo sensacional. Ahora ya puedo decirlo claramente: es un orto de film. David Fincher es un fabricante más de mierda vacía, con muchas pretensiones, eso sí. Efectismo, efectismo y efectismo carente de contenido, muy al estilo yanki de masas. Es de la época en que Brad se tiraba a la Paltrow, lo que añadía morbo, pero ella es más sosa que un atentado que deja vivo a Aznar.

  2. De verdad te parece un film vació? Pues si este te parece vació, no se que te parece la basuraca de hoy en dia

  3. Creo que estamos ante un problema generacional, porque, por edad, a mí Seven también me parece una peli de hace poco. Y coincido con Lafitah en que no es lo que se dice una gran peli. No obstante también es cierto que el cine es precisamente eso: artificio, ¿no?, llámale efectismo, pretensiones o magia. Seven es una buena peli mala. Pero es que yo busco entretenimiento en el cine, pasar el rato.

  4. Wilson, no puedo estar más de acuerdo con tu frase «Una buena peli mala». Fincher es efectista, pero hay que reconocerle su mérito en esta manteniendome un rato a la espera de que degüellen a la Paltrow. Sin embargo, hay un truño especialmente detestable suyo, y no Seven: El club de la lucha. Palahniuk no me gusta nada, y ese libro muy poco, pero la película lo supera todo, es uno de lo ortos más infectos que he visto.
    Hoy en día hay basura como la había antes y siempre la habrá. Pero también hay tantas películas acojonantes como antes. Pero lo mejor vendrá cuando rueden «Ocho apellidos gallegos», con Wilson de protagonista tirándose a Clara Lago (trabaja en mierdas, pero joder, que buena está la hijaputa de la cría).
    .

  5. Estoy muy de acuerdo en lo de El club de la lucha. Una de las pelis más sobrebaloradas de la historia y no sé por qué, ya que tanto el argumento como los actores son menos creíbles que la profesionalidad de María Patiño. La Clara Lago está muy bien, cierto, pero no creo quen diésemos muy bien en cámara los dos… sobre todo lo digo por mí.

Deja un comentario