Bienvenida al mundo real, señora cartera

DSC_0205

 

Querida cartera de Oleiros:

Nos ha colado usted un papelito por debajo del portal en el que nos cuenta que lleva «varios días intentando acceder al portal pero nadie abre». Nos lo dice a nosotros, las personas que no estamos en casa porque trabajamos de diez a doce horas y, casualmente, eso ocurre cuando usted también está trabajando. «Rogaría buscaran una solución», concluye su breve misiva. Sin más. Como si la responsabilidad de entregar el correo fuese nuestra. «La cartera», firma, por si no nos ha quedado claro quien nos escribe. Tiene usted o un gran sentido del humor o muy poca vergüenza.

Bienvenida al mundo real, señora Cartera. El mundo real donde las puertas a veces no se abren, donde las cosas no ocurren como en las películas de Walt Disney, donde los trabajos a menudo son monótonos y desagradecidos, donde a veces hay que llamar varias veces a la misma puerta para que se abra. Como solución le sugeriría que volviese a pasarse por nuestro edificio en otro momento en el que estemos y podamos abrirle… ¿Había usted barajado tamaña posibilidad? Es su trabajo entregar las cartas, no el nuestro. Por otro lado, tenga en cuenta que hay mucha gente en el paro buscando trabajo, y seguro que entre esos millones de personas se encuentran muchos carteros vocacionales.

Atentamente, un vecino que vive en el mundo real. Pásese por aquí algún día.

Imagen por defecto
Colaborador
Persona humana que cree que aún es necesario luchar por la libertad en defensa del pensamiento crítico y por la igualdad de credos. Anónimo por vocación y solidario por necesidad.

Deja un comentario