El dolor de los dolores

El dolor de los dolores. Por las noches, para dormir escucho los pedos que envía F a nuestro grupo de Güasap. Si no escucho sus flatos no puedo conciliar el sueño. El dolor más inhumano. Me sorprendo a mí mismo en el autobús atestado de gente, con los auriculares puestos y el rictus serio, oyendo todas nuestras bobadas. Y permanezco impertérrito mientras mi vida va pasando. La gente pensará que escucho a Mozart o a Vivaldi por mi aspecto de seminarista con gafas. ¿Se harán una idea de lo que escucho? Seguro que piensan que voy absorto con algún podcast sobre la Segunda Guerra Mundial. Es pillarse los cojones. ¿Quiénes somos, de dónde venimos, adónde vamos? Entro en la cuenta de Feisbuk del restaurante más cutre del pueblo, hago algunas capturas y comentamos las delicatessen que ofrecen en su carta estilio familia Montser. B envía desde la otra esquina de Galicia un vídeo que él mismo ha grabado de una pareja follando en plena calle a la vista de todos. S, desde Malta, se sincera con nosotros y nos abre su corazón para explicarnos el origen de la manteca. Todo gracias a la tecnología. Uniendo a desconocidos. Es pillarse los cojones con la tapa de un piano. https://soundcloud.com/user-490895667/bonobobisno]]>

Imagen por defecto
Wilson Palleiro
Cree que todavía es posible cambiar el mundo. Como no tiene el valor suficiente para quemar cajeros o hacer escraches, escribe cosas.

Deja un comentario