En el funeral de Jesús Hermida se fuman chinos

Moribundos muriendo en hospitales.

Y yo me pajeo

pensando

en

tus

bragas

blancas

tan

blancas

como

la

puta

Vía

láctea.

Niñas que se prostituyen

para comer

y niños-chaperos

y tu madre viendo Sálvame en Telecinco

y Jorge Javier Vázquez penetrando culos

y en el funeral de Jesús Hermida

se fuman chinos.

Chinos de mierda,

ojalá reventaran todos

un día

de repente.

Chinos

usureros

de mierda.

Pienso en mi funeral

y me da la risa.

Comedme la polla,

hijos

de

la

grandísima

puta.

Soy el único poeta en 15.000 kilómetros a la redonda.

Yo lo sé.

Vosotros también.

Y

eso

me

basta.

Imagen por defecto
Wilson Palleiro
Cree que todavía es posible cambiar el mundo. Como no tiene el valor suficiente para quemar cajeros o hacer escraches, escribe cosas.

Deja un comentario