En la puta vida

distancia

En la puta vida optaremos a un trabajo digno, de esos que te permiten tener una familia y llegar a fin de mes.

En la puta vida tendremos de nuevo un sistema sanitario igualitario, en el que los pobres puedan beneficiarse de tratamientos que ahora sólo pueden pagarse los ricos.

En la puta vida nos creeremos nada de lo que nos cuenten por la tele.

En la puta vida sentiremos esa extraña sensación de que personas responsables en cargos importantes velan por nosotros.

En la puta vida dejaremos de percibir cómo la sociedad se fragmenta en dos partes: la de los que se ven obligados a vivir como esclavos y la de los que cada año aumentan sus beneficios.

En la puta vida sabremos que todo el esfuerzo ha valido la pena.

En la puta vida volveremos a mirar un banco con indiferencia, siempre los miraremos con odio.

En la puta vida los poderosos mandarán a estudiar a sus hijos con los nuestros en la educación pública.

En la puta vida nos creeremos eso de que la crisis se está terminando.

En la puta vida volveremos a tener a una vicepresidenta del Gobierno tan cretina, porque es imposible.

 

 

Imagen por defecto
Colaborador
Persona humana que cree que aún es necesario luchar por la libertad en defensa del pensamiento crítico y por la igualdad de credos. Anónimo por vocación y solidario por necesidad.

Deja un comentario