Feijóo le pide a Marcial Dorado «que no se pase de la raya»

El presidente de la Sunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, pidió al narcotraficante Marcial Dorado «que no se pase de la raya» tras escuchar sus decaraciones en Lo de Évole, emitido el pasado domingo en La Sexta. «Pídolle a ese señor, que non conozo de nada, que sesa un home consecuente e deise de facerme mala prensa tanto a min como á Sunta de Galicia», explicó Feijóo.

Dos meses antes de que Feijóo pretenda convocar elecciones autonómicas en Galicia, la sombra del narco vuelve a sembrar la polémica en su carrera política. Siete años tras la publicación de su célebre foto, la versión del narcotraficante sobre la relación y el fin de su amistad contradice a la del presidente de la Xunta.

Además de su actividad con las drogas, Dorado es conocido por su amistad con el presidente de la Xunta y por unas fotos de 1995 publicadas en El País en 2013, donde se les ve a ambos en un barco. Este hecho marcaría la imagen del actual líder autonómico al vincularlo con uno de los narcotraficantes más populares de las Rías Baixas.

Ya antes Feijóo reconoció en Salvados, también ante Jordi Évole, que esas fotos eran «difíciles de explicar» y que tuvo que dar «muchas explicaciones» sobre las mismas. Ahora intenta esquivarlas con la excusa de que las imágenes tienen más de 20 años. Y es que, durante la década de los 90, Feijóo y Dorado compartieron una amistad, con viajes a Ibiza, Portugal o los Picos de Europa.

Marcial Dorado y Feijóo

«Entre el señor Dorado y yo no hay ni una amistad estrecha ni ancha, ni una relación directa, lo conozco a través de un compañero de la Xunta de Galicia. Cuando lo conocí no sabía de su actividad ni nada», manifestó Feijóo ante los medios de comunicación cuando el retrato salió a la luz. Dorado dijo que sí le consideraba su amigo, y que, en ese momento, el presidente «no estaba hablando con el corazón sino con el cerebro de político».

“Le conocí dos o tres novias, ya me olvido”, le dice Marcial Dorado a Évole para explicar su relación con el presidente de la Xunta, con quien pasó el fin de año en Cascais (Portugal), e hizo viajes a Picos de Europa .“Puede ser, recuerdo que había nieve”, dijo Feijóo en otra declaración incrustada en el imaginario popular gallego, al ser Dorado condenado por tráfico de cocaína.

Dorado y Feijóo

También cuenta que a la cárcel (fue condenado a 13 años, sigue en prisión con permisos) acudieron personajes enviados de la política para utilizarlo contra Feijóo. A pesar de que anuncia que lo votará (“votaré al que ya no es mi amigo”), Dorado está dañado: “Si fuese al revés yo diría: ‘Sí, es amigo mío’. Sigo siendo un caballero, puede decirlo tranquilamente, señor Feijóo. Y honrado. ¡Honrado! De acuerdo, contrabandista, de acuerdo. Pero pregúntele a un empleado de mis empresas si soy honrado o no”. Dice que fue él el que dejó a Feijóo: “Se relacionaba muy alto, yo escapo de esas cosas. Soy yo el que me voy. La última vez me llama él para comer. Y quedamos. Año 2001”.

Imagen por defecto
Wilson Palleiro
Cree que todavía es posible cambiar el mundo. Como no tiene el valor suficiente para quemar cajeros o hacer escraches, escribe cosas.

Deja un comentario