Feminazi Megaestructuras: “La gran fábrica de tampones y misiles de crucero”

Un homenaje a Wernher Von Braun de Bonifacio Singh y Ágata Bové Las noticias del frente eran trágicas. El ejército putinesco de machos rusos cruzó por sorpresa el río Ebro por dos puntos diferentes y rodeó por ambos flancos al primer ejército Feminazi dirigido por la generala Almudena Grandes, que días después se rindió al no tener suministros suficientes para alimentar su cuerpo de elefante marino. Ada Colau leyó aquella noche los informes de la guerra y triste se asomó a la ventana del Palacio Real para contemplar la Plaza de Oriente. Una lágrima le corrió por la mejilla. No le dolía aquella derrota apocalíptica a manos de las tropas del supermacho ruso, sino en realidad la molestaba el haber tenido que admitir a antiguas socialistas en el gobierno del primer raich Feminazi. Elena Salgado y Maritere de la Vega, esas dos raspas más feas que pegar a un padre con un calcetín, se habían unido a la causa, como buenas arribistas sociatas, y habían propuesto construir una fábrica de tampones en lugar de la de misiles de crucero que los hombres esclavos estaban cavando, con el precio de miles de sus vidas, en el Valle de los Caídos. Había que tomar medidas drásticas, porque si no se le iba a acabar el chollo demasiado pronto a la “República del flujo vaginal”, como se conocía al nuevo régimen en el extranjero. Colau llamó por washap al consejo supremo Feminazi, tenían que presentarse de inmediato, por unas horas debían dejar la conciliación familiar o llegaría el ejército rojo y las violaría a todas, aunque esa idea por otra parte las excitaba. https://www.youtube.com/watch?v=daOlb4H5V4s Un bello amor se escenificaba en el ala oeste de palacio. El sabor a Vaginesil revolvía el estómago de Elena, pero era un mal necesario, si no era imposible que a Maritere, tras sufrir aquella salvaje menopausia, le cupiera en la vagina aquel tremendo pepino que les había despachado, entre chascarrillos, el frutero gourmet de La Moraleja. Un pepino king size cultivado, o al menos eso decían, de forma totalmente biológica y que tras su uso para el placer serviría para prepararse un gazpacho. ⁃ Elena, tengo un poco de escozor por aquí detrás. ⁃ No te preocupes, es algo natural, luego vuelve a su ser. Maritere comenzó a andar con las piernas arqueadas, al estilo jockey. Elena, siempre solícita al placer con algo de dolor ajeno, había insistido e insistido en que era mucho mejor introducir la hortaliza por delante y por detrás. Entonces, la había partido en dos pedazos casi simétricos y los había metido tanto por la vagina como por el orto de Maritere. El atoramiento de orificios consiguió una mueca de placer supremo en la ajada cara de Fernández de la Vega, desecajándola las facciones, si cabe, aun más que las que ya por si de nacimiento, atesoraba la señora, que por unos segundos alcanzó tal grado de fealdad que los cristales blindados de las ventanas estallaron en mil pedazos al reflejar aquella faz. Se dieron una ducha, también vaginal, durante la que Salgado introdujo a Maritere el caño portátil por el orto y lo puso en posición de máxima potencia y calor para desinfectar bien a su amante hasta el colon ascendente, ya que la lengua de Elenita era capaz de llegar hasta allí sin problemas. Después, se vistieron con camisas de camionero y acudieron al Consejo de Ministras. La sala central del Palacio Real estaba presidida por una enorme mesa de roble adornada con cráneos y penes momificados de hombres, y en lugar del retrato del antiguo rey habían colocado una foto de tres metros de alto de Chiqui Benegas, el primer transexual de la historia de España después llamado Cristina Almeida. Ada presidía la mesa, con su ministra de defensa y propaganda, la también transexual Tania Sánchez, a su izquierda. El hijo de Carolina Bescansa, ministra del Interior y de Igualdad entre mujeres en el catre, dejó de lamer la teta de su madre y trepó por las cortinas hasta que se cayeron estruendosamente, y entonces cogió un cenicero y se puso a cagar en él. ⁃ Carolina, dile que pare. ⁃ Ay, déjalo, Ada, es sólo un niño, es muy natural lo que hace… ⁃ Sí, un niño, quizás, pero te parece normal que se esté haciendo una paja encima de ese armario. Esto no es serio. Y tú, Maritere, ¿dónde has estado metida esta semana, hijaputa monstrua? Estamos prácticamente ya sufriendo el sitio del ejército de Putin… ⁃ Mira quién fue a hablar con lo monstrua, gorda de mierda, le dijo la sartén al cazo. He estado fusilando monjas y quemando conventos, aparte de en alguna orgía… ⁃ Vale, en ese caso tu ausencia está justificada. Salgado, ¿tú que opinas que debemos hacer con la fábrica? La pregunta clave es: ¿hacer bombas o tampones? ⁃ Yo creo que debemos fabricar las dos cosas, lo cortés no quita lo valiente. Aunque recibiremos críticas hagamos lo que hagamos por parte de nuestro pueblo, no en vano somos todas mujeres y entre nosotras nos comportamos como unas hijas de puta redomadas por lo de la rivalidad genética entre coños… ⁃ Ada, no hagas caso a esta gilipollas socialista, hay que comprar armas urgentemente, ya he hecho los primeros contactos… es mejor que la factoría se dedique en exclusiva a los tampones con olor a lavanda y sangre, hay que surtir de forma gratuíta a las mujeres de Afganistán y Somalia, que también tienen sus derechos, joder… feminazi La discusión se volvió feminazimente bizantina, al estilo de cuando debatieron durante cuatro meses la conveniencia de tirar el papel de limpiarse el culo a una papelera o por el retrete. El hijo de Bescansa se subió a una mesa y comenzó a mirar con cara de salido a Colau, como ensimismado. Maritere se llevó fuera de la sala a Tania para parlamentar y echarse un piti de manzanilla, le dio unas palmaditas en el culo miestras salían por la puerta, y casi pudo jurar por el tacto que el clítoris fabricado a Tania con su antiguo pene le llegaba hasta la parte alta del culo: ⁃ Lo de Carolina Bescansa, no entiendo nada…. ¿para qué traéis a esa zorra fea descerebrada aquí? ¿Es por discriminación positiva hacia las mujeres que tragaron placenta al nacer? La última vez que estuve en el parlamento me chupó el coño bajo el escaño y me salieron granos al día siguiente en el clítoris, un herpes vaginal que todavía a ratos me rebrota. ⁃ Bueno, pues todo fue una gracia de la gorda de Ada. Ïbamos borrachas en una orgía lésbica de leñadoras del partido y ella se nos pegó para intentar follar, pero como es tan fea la hija de puta no pilló cacho ni con esos adefesios horrorosos… entonces se nos ocurrió drogarla con burundanga y llevarla al zoo, y la metimos en la jaula de los chimpancés, Y fíjate tú, que se la folló uno y lo que decían los del PP era cierto, aquella gente sabía a la que exterminamos… que ella es una mutación rara y puede ser fecundada por monos. Y ya ves, ha tenido un humancé. ⁃ Qué par de hijas de puta que sois. Hay que pegarle un tiro al niño cuanto antes, o cambiárselo por un osito de peluche, creo que no se daría cuenta. ⁃ Vas a fliparlo, pero vuelve a estar embarazada, y creemos que es del propio humancé, que ha desarrollado rápido su sexualidad. Ah, y lo de las armas lo tengo solucionado, no te tienes que poner así, en Peneinmundo se pueden hacer sólo tampones, la cosa es hacer algo bueno por las mujeres y de paso esclavizar hombres. Ya he hablado del tema con dos intermediarios. Primero vino uno chino y me ofreció misiles y tanques por mil millones de euros. Luego llegó un americano intermediario de Trump y me propuso la misma cantidad de armas pero por dos mil millones. Envié su cabeza en una caja de vuelta a su amo. ⁃ Ya, estoy al tanto de la oferta. Pero yo tengo una mucho mejor. Compramos lo mismo, pero por tres mil millones. ⁃ No me jodas, qué caro Maritere… ⁃ Sí Tania, mil millones para ti, mil para mi, y mil para el chino. ⁃ Una solución al estilo socialista jajaja. ⁃ Me estás poniendo cachonda… ⁃ Vamos al baño… ⁃ Pero que no se entere la zorra de mierda de Elena Salgado, que le he regalado ayer el anillo de compromiso y me quiere sólo para ella, me ha dicho que nada de poliamor. vega Tania cogió de la mano a Maritere y se metieron juntas en el baño. Tania se bajó las bragas hasta los tobillos y se subió a la taza del water de cara a la pared. A continuación Maritere se tumbó en el suelo. Tania apretó un poco y sin mucho esfuerzo defecó sobre la boca de Fernández de la Vega los restos de lo que había sido en el pasado un delicioso puré de brécol (que ellas llamaban brócoli). Ada Colau cogió al pequeño humancé de una oreja y lo sacó del salón con muy malos modos. ⁃ ¡¡¡Te voy a enseñar a comportarte como Dios manda!!! Entraron en un cuarto y Colau cerró la puerta tras de sí con llave. A continuación se quitó toda la ropa y cuando iba a agarrar del nabo al homosimio, nada más verla de frente a éste se le bajó la erección y se puso a temblar de miedo. Ada apartó su lorza inferior y dejó ver aquella horrenda vagina, y el niño-chimpancé murió en el acto no se sabe si por el olor o por la visión del averno. https://www.youtube.com/watch?v=kE7tYo49VRs POSTDATA: LOS AUTORES DE ESTE ESCRITO PIDEN EL VOTO PARA EL PP, pese a quien pese.]]>

Imagen por defecto
Colaborador
Persona humana que cree que aún es necesario luchar por la libertad en defensa del pensamiento crítico y por la igualdad de credos. Anónimo por vocación y solidario por necesidad.

Un comentario

  1. Qué vergüenza. ¿Cómo publicáis ésto?

Deja un comentario