Gelo deja el Combo Dominicano porque «son espías de la CIA»

El alcalde castrista de Oleiros, Ángel García Seoane, Gelo, abandonará el Combo Dominicano debido a que «son espías da CIA» y regresará a la política. Apenas un mes ha permanecido Gelo enrolado como batería en las filas de la orquesta, en la que ingresó «de xeito indefinido» y «farto de tanta falsedade». Según desveló, los componentes de la popular formación musical «son en realidade axentes da Axencia Central de Intelixencia estadounidense, eses matóns de guante blanco que cambian o mundo segundo lles conveña». Tal y como explicó el ideólogo comunista, usarían sus actuaciones en las verbenas «para captar aliados e difundir propaganda capitalista e anticomunista».

Gelo

Hace apenas treinta días que Seoane afirmaba que le vendría “fenomenal” subirse de nuevo a los escenarios en su nueva ocupación como batería del Combo Dominicano, formación con la que ya aseguró en aquel entonces haber dejado “solventadas” unas pequeñas rencillas del pasado. “Teño moito flow e moitas ganas de perreo“, había asegurado. El alcalde oleirense realizó casi una veintena de conciertos con el grupo caribeño, que negó por su parte tener nada que ver con ningún servicio secreto.

Ángel García Seoane en concierto

Este bombazo informativo ocurre tras el anuncio de que el nuevo Maxi que se construye en Oleiros, que será el más alto de España, llevará el nombre de Gran Hotel Fidel Castro. El Ayuntamiento de Oleiros, el más rico de Galicia y de los más prósperos de España, modificó el Plan general en 2012 para acomodar la construcción de este nuevo hotel de lujo poco antes de derrumbar el antiguo Maxi. Todos los grupos de la oposición criticaron esta maniobra. Además, la plataforma judeomasónica Santa Cruz Aberta ao Mar acusó a Gelo de realizar una “denegación de licencia táctica” justo antes del comienzo de la temporada electoral de las pasadas elecciones municipales “consiguiendo engañar al menos a parte de la opinión pública de Oleiros”. Esta organización denuncia que el nuevo hotel supondrá privar a Santa Cruz de sus vistas al mar y a su tradicional castillo, imposibles de atisbar con el nuevo mamotreto de hormigón plantado en medio del horizonte.

García Seoane, hojeando ‘Maquiavelo’

García Seoane, alcaldísimo por mayoría absolutísima, se encuentra inmerso en la promoción de su primer trabajo discográfico, el disco de boleros Ámome mucho, para cuya financiación ha abierto una cuenta. El regidor, que asegura ser comunista a la vez que promueve la construcción de hoteles de cuatro estrellas y campos de golf, explicó que la prioridad del Ayuntamiento de Oleiros es localizar al “delincuente ecolóxico” que atacó un tilo en Oleiros, proceso que los vecinos han bautizado como tilocidio.

A la izquierda, el alcalde de Oleiros

Recientemente, Gelo informó de que el campo de golf de Oleiros contará con un pequeño campo de concentración donde serán encarcelados los disidentes de Alternativa dos Veciños, el partido que preside. Además, Gelo aseguró que el Gobierno local oleirense adquirirá el polémico hotel abandonado del municipio vecino de Sada para convertirlo en el “Instituto de estudos plumacholóxicos revolucionarios”. El controvertido recinto podría transformarse así “nun centro de investigación punteiro a nivel mundial”, ya que Oleiros “é experto, ademais de en merendiñas e ceas frías, na loita contra o plumacho invasor que merma a beleza da flora autóctona oleirense que se espalla por toda Galicia”, explicó el Timón das Mariñas. “Se podemos facer campos de golf e hoteis de luxo en terreo público e seguir chamándonos a nós mesmos comunistas, ¿por que non tamén un centro de investigacións de primeiro nivel?”, reflexionó García Seoane, que en días pasados bombardeó Coristanco con semilla de plumacho tras la reciente crisis de los misiles de Traba.

Imagen por defecto
Pedro J. Panoplia
Adjunto del adjunto del director, esta exótica promesa del periodismo patrio mueve los hilos en esta web. Amado y odiado a partes iguales, transpira neoperiodismo por cada uno de los poros de su piel. Duerme, come, caga y vive en la redacción.
Deja un comentario