Inadaptados entre los inadaptados: 12 ‘one-bands’ que hay que oír antes de hacerse pureta

hasiladkins

Desde siempre el ser humano ha querido montárselo por su cuenta, no depender de nadie más que de uno mismo para hacer cualquier cosa que se le pase por la cabeza. La ingente cantidad de costillas rotas y luxaciones de espalda tras intentos fallidos de autofelaciones son buena prueba de ello. Claro que follar mola y además se conoce gente. Compartir es bonito y si las cosas se hacen entre muchos enriquecen más y todas esas mierdas hippies. Sin embargo, algo de mágico y singular hay en los proyectos en solitario, más aun cuando todo se hace en directo.

La electrónica contemporánea ha permitido que cualquiera con dos dedos de frente y un mínimo gusto pueda montarse su propia banda, su propio sello y hasta su propio macrofestival. Aparatitos mediante, hoy día la música está al alcance de cualquier bolsillo. Basta con pillarse un casiotone, una guitarra y un set de efectos. Y a veces ni eso, que basta con un micrófono. Grandes ejemplos llenan nuestros discos duros: desde Un Pingüino en mi Ascensor hasta Joe Crepúsculo hay un largo recorrido de bandas unipersonales con propuestas más que decentes y directos contundentes.

Lo que aquí presentaremos está al tiempo muy cerca y muy lejos de ese formato. No se trata propiamente de un formato ni de un género sino, quizá, una mezcla entre ambos. Se trata de las one-bands (originalmente one-man-bands, al que hemos quitado el «man» en beneficio de las chicas que también se dedican a ello) o, traducido literalmente, «bandas de uno solo», también conocidas como «hombres orquesta».

Pero no son «hombres orquesta» al uso, ni tampoco multiinstrumentistas del rollo Prince o Mike Oldfield. Son representantes y practicantes de una tradición que se remonta más allá del Medievo y que tiene sus raíces en el Do-it-Yourself. El tópico nos dice que los músicos son los artistas más raritos y generalmente incomprendidos. Los one-bands son, según esta lógica, los incomprendidos entre los incomprendidos, los inaguantables entre los inaguantables, los que no han querido o sabido montar una banda al uso y se han visto en la necesidad de montárselo por su cuenta.

Con aires de blues, country, rock and roll, rockabilly o gospel, las one-bands son el precedente más inmediato de ese formato/género de electrónicos solitarios que antes mencionábamos. Con mensajes directos y sin intermediarios: ni técnicos, ni productores ni demás tonterías de nenazas. Un bombo, un charles, una guitarra y un redneck aullando. Música cruda y mensaje (casi siempre) comprensible.

Tras varias semanas de ardua investigación, de inmersión en las aguas pantanosas de esta escena tan particular, aquí os dejamos con lo que más nos ha llamado la atención. No hemos incluido one-bands de metal u otros estilos porque de tantas y tan variadas que hay merecerían sus listas propias. Así pues, sin más dilación, aquí están los seleccionados.

1. Jesse Fuller.
El legendario one-man-band original, bluesman de gran ingenio e inventor de la fotdella. Un clásico.

 

2. Hasil Adkins.
La estrella del one-man-banding. El ínclito y maravilloso, el de los dedos vertiginosos, el rockabilly de The Haze. Famoso self-made-man que las hizo y las deshizo hasta que fue atropellado a propósito en la puerta de su casa.

 

3. Bob Log III.
El amigo del casco de aviador con un teléfono pegado. El que hace que tu novia se siente en su regazo mientras le pide que aplauda con sus tetas.

 

4. Molly Gene.
Es mala, está bolinga y quiere tu cuerpo. Molly Gene es The Whoaman Band, la auténtica y sudorosa mujer sureña. La que te espera con el rodillo detrás de la puerta para molerte a hostias cuando vuelves de rachí. La voz cazallosa más ilustre al oeste del Pecos.

 

5. Bloodshot Bill.
El favorito del día. Canadiense de origen hindú, cafre donde los haya, prócer del underground de Montreal, el amigo «chupito de sangre» Bill se pasó tanto en un concierto que le prohibieron la entrada en los EEUU durante 5 años. Colaborador habitual del agitador King Khan, practica un estilo de lo más peculiar que lo lleva desde el rockabilly clásico al gospel o al blues, todo ello pasado por su túrmix personal. Además de músico fabrica su propia gomina para el pelo.

 

6. Ben Prestage.
Músico de tradición familiar. Originario de Mississippi, donde mama influencias de blues, country y bluegrass. Luthier vocacional, chatarrero visceral, de lo mejorcito que hay en la escena.

https://www.youtube.com/watch?v=ELSMD27posM

 

7. Reverend Deadeye.
De origen navajo, hasta su adolescencia vive en la reserva india de Arizona. De tradición musical pentecostal, asume pronto influencias de blues y rock para transformarse en una bestia parda que disfruta pisando bombo y platillo y desmontando guitarras para «mejorarlas». Muy grande.

 

8. Lincoln Durham.
Este da un poco de miedito. Historias oscuras dignas del mismísimo Poe acolchadas por una base musical de lo más variada pero que circula en torno al blues, el country, el gospel o el folk. De los más limpitos de esta lista.

https://www.youtube.com/watch?v=sft3HHk-RVw

 

9. Shakey Graves.
Probablemente el más comercial o apto para el consumo de masas sin por ello perder originalidad o calidad. Armonías que recuerdan el fingerpicking de grandes como Mississippi John Hurt o Skip James. Con su vocecilla, cuenta historias entre lo romántico y lo sórdido.

 

10. Joe Buck Yourself.
El Evil motherfucker de Tenesse. De tradición country, antes de iniciar su proyecto one-band fue guitarrista de los excelsos Legendary Shack-Shakers y llegó a tocar el contrabajo con el ilustre Hank Williams III. Desde 2003 gira por el mundo presentando su proyecto en solitario. De las de la lista es la propuesta más cercana al punk y al psychobilly.

 

11. Tumba Swing.
El proyecto monobanda de Don Rogelio J., que además de músico es dibujante de cómics. Autodenomina su estilo como trash chatarra en donde combina influencias de blues, country, rock and roll o pop.

 

12. Fela Borbone
Y no podríamos acabar esta lista sin el freak por excelencia: el ilustre Fela Borbone. Asturiano emigrado a Valencia, fue el alma mater de los grandísimos Ulan Bator Trío, autores de grandes éxitos de la talla de «(Por el culo me dio) Un Zombi». No es estrictamente un one-band como los que hemos recopilado, ya que incorpora elementos de electrónica y hasta un CPC programado para tocar la batería, pero es tan majete el notas que era necesario incluirlo.

 

Para saber más consulten la lista que les hemos preparado:

Imagen por defecto
Moris Mr. Cachelo
Invasor pangaláctico sin vergüenza y sin paciencia. Doctor en Exo-sociología Estelar con mención especial en Campos Gravitatorios Genitales, Morís es la avanzadilla del Ejército de Liberación Mineral del planeta Cachelo, en la galaxia de las Domingas, constelación lechosa. Su único objetivo en la vida es evitar de cualquier modo que la especie humana se reproduzca. Para ello prevé copular con un ingente número de hembras humanas a fin de dejarlas estériles y, de paso, entretenerse dándole vidilla al cuerpo.

Deja un comentario