Irene Montero sustituye la religión por «cagar en la boca del marido»

La lucha por el laicismo en la enseñanza y la igualdad vive hoy en nuestro país un nuevo capítulo, decisivo. La ministra Irene Montero ha comunicado por Tik Tok la promulgación de un decreto ley que desterrará para siempre a la asignatura de religión de los colegios, sustituyéndola por otra nueva disciplina titulada “Cómo cagar por las noches en la boca del marido mientras duerme”. 


El equipo dirigido por la papisa podemita ha elaborado concienzudamente durante meses el texto de la nueva asignatura, que además deberá llevarse a la práctica por los padres de forma ineludible a partir de ya en todos los hogares de España. Y esperan que el ejemplo cunda y se exporte a toda la Unión Europea. La idea se le ocurrió a Montero mientras practicaba tan noble modalidad antipatriarcado en su palacete de Galapagar con su marido. Desde que se conocieron y como muestra de respeto hacia la mujer, Pablo Iglesias animaba todas las noches a Irene a que le defecase en la boca. “Es una práctica muy saludable para la moral, la ética, el cutis y las digestiones, y además es respetusosamente erótico”, ha asegurado el antiguo vicepresidente ahora filántropo y factotum de la izquierda en la sombra. 

Pablo Iglesias

“Cuando Irene come puré de calabaza envasado de Mercadona esta práctica me parece poco respetuosa con la transición ecológica además de que premia al capitalismo salvaje del millonario belcebú Roig, pero reconozco que el sabor es mucho mejor que cuando las verduras son del moro de la esquina”, ha añadido Iglesias. Ahora la pelota está en el tejado de Pedro Sánchez, que esta noche se prepara para dar ejemplo al vulgo retransmitiendo el cumplimiento del nuevo decreto ley en su hogar de La Moncloa, en praim taim por todos los canales de Mediaset durante el descanso del partido del día de la Eurocopa. 

Imagen por defecto
Colaborador
Persona humana que cree que aún es necesario luchar por la libertad en defensa del pensamiento crítico y por la igualdad de credos. Anónimo por vocación y solidario por necesidad.
Artículos: 304

Deja un comentario