La alfombra de caspa de José Luis Moreno

El grimoso empresario y ¿artista? José Luis Moreno ha vuelto a la televisión pública española para desgracia de la cultura en general y para alegría de Jaimito Borromeo en particular. Su nuevo programa Alfombra roja palace, un nombre a la bajura de su contenido, es pues un bodrio insoportable cuyo visionado continuado podría resultar un excelente método de tortura. No podría ser de otra forma, como ya sabemos todos los sufridos espectadores que durante años -demasiados, me temo- hemos tenido que soportar al infame ventrílocuo y su humor de baratillo americano en La 1. Ya hemos aguantado bastante a este señor que se cree tan ocurrente cuando no existían canales a los que emigrar ante tamaño especáculo de vergüenza ajena, en los tiempos en que no había Internet. Lo que explicaba sus resultados en pantalla de tiempos pretéritos. Y es que el mundo ha cambiado y Moreno se ha quedado en el pasado… como demuestra el hecho patético de que el padre putativo de Monchito haya demandado a una web de crítica televisiva ante los comentarios «agresivos» y «excesivos» que lógicamente recibió. Esta artimaña execrable nos hizo ver que Moreno podría parecerse en la reallidad más de lo que sospechamos al temible mafioso Spinelli, personaje al que interpretó en la también prescindible película Torrente 2.

 

CC/Danielle Defrancesco
CC/Danielle Defrancesco

 

Entonces, ¿de qué se han sorprendido tantos ante el horror inefable que es Alfombra roja palace? ¿Por qué tanto revuelo? Se trata de José Luis Moreno y su caterva de humoristas pasados de rosca, actuaciones musicales, niños canturreando, desfiles de modelos ligeras de ropa, esqueches machistas con chistes sexuales subidos de tono y sin puta gracia… todo ello bañado por un pretendido glamur que brilla por su ausencia. ¿Es que no sabían a lo que se exponían? El avinagrado Moreno ha tendido la misma alfombra de caspa de siempre, solo que ahora resulta tan vomitiva que hasta los propios directivos de La 1 han dejado claro que no respaldan semejante pastiche. A pesar de todo, no contento con insultar a la inteligencia de un país entero con este nuevo refrito de Noche de fiesta pero aún más rancio, que cuesta a los españoles la irrisoria cifra de 220.000 euros por programa, José Luis Moreno ha asegurado que el revuelo causado por semejante basura en Internet demuestra que su artefacto «lo ha visto toda España» a pesar de la ridícula cuota de pantalla del 5,4% obtenida. Nostalgia albano-kosovar. Lamentable y esperpéntico.

 

CC/Tomás Peñalver
CC/Tomás Peñalver

 

En mi opinión, Alfombra roja palace, si bien resulta deleznable y censurable desde cuaquier punto de vista, es tan solo la cabeza de turco de una televisión pública cada vez más retrógrada, pobre y asquerosa. La 1, la tele que pagamos todos los españoles, ha dejado claro en los últimos tiempos su apuesta por la basura. En su afán por recuperar la cutrez de antaño pero acrecentada por el poso de los años, la cadena ha anunciado recientemente que le dará programa a otro gran icono de la caspa hispana catódica: el galán trasnochado y filósofo en sus ratos libres Bertín Osborne. Dios nos pile confesados. Ya puestos podrían recuperar también a Pedro Ruiz, Marujita Díaz, Carmen Sevilla o Moncho Borrajo. Pidamos explicaciones a las personas que, a pesar de la enorme cantidad de profesionales jóvenes con ganas y talento que todavía no han decidido emigrar, apuestan por la mierda. Pidamos a La 1 que deje de robarnos a todos para pagar las fiestas privadas de sus amiguitos.

 

https://www.youtube.com/watch?v=InRIHJZCnAI

 

Imagen por defecto
Pedro J. Panoplia
Adjunto del adjunto del director, esta exótica promesa del periodismo patrio mueve los hilos en esta web. Amado y odiado a partes iguales, transpira neoperiodismo por cada uno de los poros de su piel. Duerme, come, caga y vive en la redacción.

Deja un comentario