La excursión del fin del mundo de 3º de BUP

La excursión de fin de curso de Tercero de BUP se realizó a Francia. Fue la última que hubo en mi instituto. Desde entonces ningún profesor quiso hacerse responsable de alumnos adolescentes desbocados… Empezamos fuerte. Los nueve de mi grupito de amigos llevamos 25 gramos de hachís por cabeza aparte de unos tripis. En el viaje de ida nos fumamos dentro del bus un tercio del chocolate… lo que me da a mas o menos 75 gramos en total. Creo que el bus olía un poco a porro…

La primera noche fue mas o menos tranquila pero al dia siguiente empezamos con los tripis. Por la tarde estuvimos un poco descontrolados y la liamos pero no se notó mucho. Pero al llegar la noche yo me comí un trocito más y la lié parda. Estábamos en el hotel, que eran una especie de bungalows o chalecitos adosados de dos pisos, y mis compañeros empezaron una guerra de almohadas. Yo me metí en la lucha y acabé soltando patadas. Ahí empecé a descontolarme. Al cabo de un rato me subía por las paredes… literalmente. Saltaba al balcón del piso de arriba de mi bungalow y me agarraba con una mano y subía. Luego bajaba de otro salto. Al rato me desnudé y quise salir a la calle. Un compañero se interpuso y le di varios puñetazos en la espalda hasta hacerle moratones. Y salí. Desnudo, pegando gritos. Mis compañeros se escapaban corriendo y hacían bien. Una pobre desgraciada que no pudo entrar en la habitación a tiempo porque le cerraron la puerta en la cara lo pasó un poco mal. La agarré y le empecé a gritar y me dijeron que se pasó la noche llorando. Llamaron a los profesores, intentaron controlarme pero no fueron capaces. A una profesora la agarré por el brazo y le dejé cinco moratones. Uno por cada dedo.

Y así hasta que llegó el de la recepción del hotel. Intentó reducirme y al final lo consiguió pero no sin que antes yo le destrozara la camisa a agarrones. Entre cuatro personas lograron inmobilizarme hasta que llegó la ambulancia. Me destrocé las uñas arañando el suelo. Me pusieron una inyección en las nalgas y me llevaron en camilla al hospital.

Dormí un dia y medio y me desperté sin acordarme prácticamente de nada, atado a una cama y desnudo. La mayoría de las cosas me las han contado mis compañeros. En el hospital todo el mundo me hablaba francés y yo no entendía ni papa. La única persona que chapurreaba un poco de español era la psicóloga que me atendió. Me preguntó qué drogas había tomado y me dijo que me vendrían a buscar mis padres.

Al dia siguinte llegaron mis padres. Dos dias conduciendo para venirme a buscar. ¡Vaya disgusto que les di! Encima les enseñaron el resultado del análisis que me hicieron… di positivo en LSD, cannabis, anfetaminas y cocaína. Menudo cuadro la cara de mi madre. Se pasó callada medio viaje hasta que no pudo más y empezó a echarme broncas… vaya viajecito de vuelta. Acabaron llevándome a una psicóloga.

En el instituto me expulsaron tres semanas. Tuve suerte de que me dejaran continuar allí. Podían haberme echado para siempre. Logré aprobar todas y pasar a COU y el curso siguiente me cambiaron de grupo y me separaron de todas mis amistades. La excursión dio mucho que hablar. Salieron de ella un montón de rumores falsos. La gente me miraba raro por los pasillos… qué se le va a hacer. Perdí el control y como consecuencia, entre otras cosas, no hubo más excursiónes. Mis padres me marcaron como la oveja negra de la familia y algunos me tomaron por loco. Fue un mal viaje.

Imagen por defecto
Colaborador
Persona humana que cree que aún es necesario luchar por la libertad en defensa del pensamiento crítico y por la igualdad de credos. Anónimo por vocación y solidario por necesidad.

Deja un comentario