La muerte punk de Bolinaga

rip
Jul Bolinaga , Eduardo Mancebo «Portu» (fallecido en 1997), Txerra Bolinaga , Carlos «Mahoma» (fallecido en 2003)

Muchas veces hemos escuchado el tópico de que tal o cual músico querría morir en el escenario. Dejarse la vida sobre las tablas es una muerte rockera a más no poder. Pues bien, eso mismo es lo que le ha ocurrido el mes pasado a Jul Bolinaga, exguitarrista de la mítica banda de punk vasca RIP, que hace bien poco protagonizó nuestra sección musical Speedball. En este caso, debo decir que el bueno de Jul tuvo una muerte rockera a más no poder, ya que se encontraba en Bergara (Guipúzcoa) tocando con el grupo The Potes el tema Condenado, de RIP, que reza:

 

 En la celda paso mis
últimas horas de vida.
La justicia una vez más
un crimen cometerá.
Será un largo amanecer,
será la última tortura.
El sol volverá a salir
para verme al fin morir.
Me quieren asesinar,
mañana, me quieren asesinar.
Yo no me arrepentiré
de nada de lo que he hecho,
no necesito el perdón
de la santa religión.
Ahora veo de verdad
cómo mi vida se aleja.
Para ellos muero mañana,
para mi estoy muerto ya

Me quieren asesinar,
mañana, me quieren asesinar.

 

Impresionante coincidencia. ¿O es que vosotros tampoco creéis en las coincidencias? A pesar de lo triste de esta noticia, he querido ver un atisbo de luz en el hecho de que no se puede tener una muerte más punk. Bolinaga nos dejó tras caer desplomado en el escenario. Él, que había sido junto con su hermano uno de los fundadores de los míticos RIP, se fue con solo 50 años. Tras su muerte, Txera Bolinaga es el único superviviente de RIP, una de las mejores bandas de rock de España, que publicó dos discos en solitario y uno a medias con los también legendarios Eskorbuto.

 

 

Siempre nos quedará su música. Amén.

Imagen por defecto
Molrock
Nacido en Texas y tan crudo como el petróleo de su tierra natal, John Thomas Baker falleció en 1959 en un misterioso accidente y ha resucitado de entre los muertos convertido en Molrock. Si usted tiene un problema, no dude en sintonizarlo y ¡¡a rockandrollear!!

Deja un comentario