La Terraza de Sada, premio a la mejor parra de kiwis del mundo

La Terraza de Sada, el monumento modernista icono de esa villa marinera coruñesa, acaba de ganar el primer premio del prestigioso certamen Kiwi International Parade por su hermosa parra de kiwis. En la gala celebrada ayer en Wellington, los miembros del jurado destacaron su «pulcritud, armonía y belleza».

«Los kiwis de Sada rebosan de vida y se asientan sobre una hermosa choza de madera, muy rústica y descuidada pero que queda muy bien en las fotos», dictaminó el jurado reunido en la capital de Nueva Zelanda, en alusión al deterioro de La Terraza. Mientras sus dueños aseguran que no pueden costearse su mantenimiento, el Concello de Sada dice servir solo de intermediario con Patrimonio Cultural y estos se justifican en que la conservación es obligación de los propietarios. Mientras sigue estropeámdose aunque alberga «la parra de kiwis más hermosa del mundo», aseveraron desde el Consistorio sadense.

Construida en 1912 en los jardines de Méndez Núñez de A Coruña, en 1920 se trasladó pieza a pieza hasta Sada. En 1975, meses antes de la muerte de Franco, el Ministerio de Cultura inició un expediente para declarar La Terraza Monumento Histórico Artístico Nacional. Los trámites se completaron pero el expediente no se resolvió y, veinte años después, la Xunta decidió reanudarlo, en 1995. En esta ocasión, caducó, y el asunto “durmió” hasta enero de 2011 cuando la corporación sadense aprobó por unanimidad cursar la petición de BIC a la Consellería de Cultura, que confirmó su incoación en 2012.


En 2014, y después de que Sada solicitase información del proceso, Patrimonio aclaró que supeditaba la distinción de BIC “á protección que lle outorgue o plan xeral e á súa aprobación definitiva”, una circunstancia que, por contra, no había impedido la declaración como BIC del Pazo de Meirás. Dirección Xeral de Parimonio se ha comprometido a declarar La Terraza BIC este mismo año. Por el momento, su parra de kiwis es la mejor del mundo.

Imagen por defecto
Aduardo o da Cajacha
Mis colegas dicen que soy un friki pero mi madre dice que soy encantador. Ando cerca de los cuarenta pero aparento cincuenta. Soy un romántico aunque odio la Humanidad.

Deja un comentario