La estupidez humana, infinita, insondable, se ha materializado en esta ocasión en un lema de un autobús naranja de un lobby ultracatólico denominado HazteOír. Estos frikis auspiciados por el PP, cuyos responsables se fotografiaban antaño con Aznar o Mariano Rajoy, de mentalidad prehistórica, consideran la transexualidad una lacra. Lo grotesco de estos fanáticos antiabortistas, que leen con melancolía ensayos sobre la Inquisición, ha estimulado las mentes de miles de pajilleros que no han dudado en idear un lema más apropiado.