Marcas comentadas: Chochitos ricos

Chochitos ricos que nos envía amablemente Pablo Villarroya desde Laredo (Cantabria). Este famoso postre cántabro elaborado con trigo, huevos, mantequilla, grasa vegetal, azúcar y mermelada de frutas, sigue esa bella tradición española de dar nombres obscenos a nuestros dulces. Curiosamente, estos productos con nombres sexuales suelen ser bastante insípidos, por lo que se recurre al exabrupto para que su fama y ventas aumenten. Este caso es especialmente paradigmático, ya que estas pastas sugerentemente agujereadas, en cuyo orificio el cuñado gracioso de turno introduce siempre su lengua de forma pretendidamente lasciva, no son precisamente muy sabrosas… ¡pero quién no las ha comprado para llevar a alguna comida entre amigos! Y estas de la imagen parece que estaban de oferta, al irresistible precio de 4,50 euros. Una ganga. Llama la atención además la inocencia de la tipografía elegida para ilustrar la caja de Chochitos, y la seriedad y el rigor con el que a continuación se nos describen las bondades de este producto: «Con mantequilla de Cantabria y frutas del bosque». Y qué decir de ese gran trabajo de Photoshop que aúna todos esos productos en una composición kitsch a más no poder digna de figurar en cualquier galería de arte contemporáneo. Bravo por los Chochitos. ¡Qué gran descubrimiento! Gracias a su existencia todo el mundo podrá comerse un chochito cuando le apetezca a partir de este día glorioso. José Plach Piñeiro IMG-20160503-WA0007]]>

Imagen por defecto
Colaborador
Persona humana que cree que aún es necesario luchar por la libertad en defensa del pensamiento crítico y por la igualdad de credos. Anónimo por vocación y solidario por necesidad.

Deja un comentario