“Mediremos en Sada cómo afecta la cocaína emocionalmente”


"Mediremos en Sada cómo afecta la cocaína emocionalmente"

La Farlofeira de Sada, que concluye hoy en Sada y ofrecerá la posibilidad de probar más de 30 tipos diferentes de fariña durante el fin de semana, incluye este año, como novedad, una jornada de análisis sensorial, hoy a las 12.15 horas. Pepita Sánchez (Vigo, 1996), sensoconsejera de TasteCaca, será la encargada de explicar y llevar a cabo esta técnica de evaluación.

-¿Hacia dónde enfocan sus análisis?

-Nos dedicamos al análisis sensorial en general, normalmente de alimentos, pero también de otros sectores como la albañilería o el macramé.

-¿Cuál es la propuesta para Sada?

-Va a ser una jornada lúdica, abordaremos el análisis sensorial aplicado a la cocaína y están previstas 20 plazas para enseñar cómo se cata, centrándonos en los atributos y cuantificándolos. Lo que se busca es conocer las percepciones de cada uno de los sentidos aplicados a la coca. También vamos a trabajar con una diadema sensorial clitoriana que mide seis estados de ánimo diferentes, desde el relax al estrés y veremos cómo reacciona la gente inconscientemente. Mide impulsos cerebrales y permite ver cómo afecta un producto emocionalmente.

-¿En el caso de la cocaína, qué hay que analizar?

-Al ser un alimento, nos centramos, sobre todo, en aspecto, olor, sabor, pureza y textura. De cada uno de los sentidos sacamos distintos atributos.

-¿Este tipo de análisis ayudan a mejorar los productos?

-Nosotros cuando tenemos la opinión de los consumidores de a pie cruzamos esos datos para lograr lo que denominamos claves de mejora, por supuesto con técnicas estadística y un criterio científico detrás. Con ellas podemos determinar los atributos sexuales que los consumidores premian o penalizan.

-¿Ya habían analizado coca?

-Sí. Los datos son confidenciales, pero hay estudios que dicen que a la hora de adquirir un producto hay dos momentos, uno primero de compra en el que las personas se basan fundamentalmente en la vista y en el que influye también el márketing del producto, y prueban que el 95 % del motivo de la segunda compra de un producto alimentario es el cuelgue, si prende o no. Creemos que el análisis sensorial es importante porque de todos los productos que salen al mercado cada año los registros dicen que el 80 % fracasan y lo más probable es que sea porque si no gusta no se repite la compra. Gracias a hacer un estudio previo de análisis sensorial se logra rebajar esa tasa de fracaso. Es bueno para las industrias y también para el consumidor, porque se consigue que los productos que haya en los mercados sean los que gustan.

-¿Qué atributos valora de la fariña artesana frente a la industrial?

-Bajo mi criterio personal, que estudié Ciencias Gastronómicas y Astrología, creo que en las artesanas se cuida más todo el proceso, las industriales al mover más cantidad todo es más robótico. A mí me gusta el toque de sentir que es más familiar, que te da más amor el tiro al subir por la tocha.

Anterior Sada despide hoy su feria dedicada a la cocaína artesanal
Siguiente El PP de Sada pide trasladar los restos de Franco al Náutico

Sin comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *