Mi vida en el hospital psiquiátrico de Oza

Nueve de la mañana. Despierto porque una enfermera entra en mi habitación y nos dice que hay que asearse. A mi lado un esquizofrénico se despereza y se va para las duchas a hacer cola. Yo hago lo mismo. Me ofrecen una cuchilla para afeitarme y la rechazo poniéndome a la cola con barba de tres semanas. Hoy en día iría a la moda pero en aquel entonces no había hipsters. Después de ducharme me dan el desayuno. En la mesa del comedor hay una anoréxica delante que no quiere comerse el desayuno y esconde la pastilla de calcio bajo la lengua para escupirla sin que se den cuenta. Cuando la pesen y comprueben que no está engordando le dirán que no va a salir de allí en mucho tiempo.

Yo por mi parte también tengo mis problemas. Tengo una enfermedad mental como ellos. Posible tastorno bipolar. Es algo así como una sucesión de brotes psicóticos en los que paso de la euforia a la depresión de forma brusca. Mi medicación me está haciendo efecto. Cuando empecé a tomarla me meé en la cama dos veces. Me dijeron que era por el efecto del Depakine. Aunque también tomaba Rivotril, Risperidona y no sé qué más… un coñazo.

 

Psycho Delia
CC/Psycho Delia

 

La medicación hace que mi mente se ralentice y me cueste más pensar y que me den episodios ansiosos y de depresión. También tiene otros efectos secundarios, por ejemplo: somnolencia, erecciones prolongadas, espasmos musculares… pero sobre todo notas que tu mente se ralentiza y no puedes pensar con claridad.Por lo demás la vida en Oza es sencilla y rutinaria. Después de la ducha hay desayuno. Todos juntos y en familia. Luego terapias varias como hablar con los psiquiatras que te hacen preguntas complicadas o la rueda como las que hacen en las películas los alcohólicos. Cada uno cuenta sus problemas y un terapeuta da pautas de conducta para que todos tomemos ejemplo.

Más tarde además de hacer ejercicios en grupo con los alumnos universitarios en prácticas nos sacan a dar un paseo por el exterior. Paseamos por el jardín… eso si te dejan salir. A mí al principió no me dejaban porque me peleé con el guardia de seguridad. Estaba muy excitado y me tuvo que reducir para que me pusieran una inyección. Me desperté atado a la cama. Así me tuvieron unas horas. Estuve gritando para que me dejaran salir de alli y lo conseguí. Al final salí de paseo, pero cuando estuve más calmadito.

 

CC/Psycho Delia
CC/Psycho Delia

 

Otro momento distinto era cuando nos abrían la sala de fumadores. Todo el mundo hacía cola en el mostrador para pedir su tabaco ya que nos lo guardaban las enfermeras. Decían que era para que no lo perdiéramos ni nos pidieran cigarros los demás enfermos.

También había un momento de visitas. Solo podían pasar familiares y de uno en uno. Aunque a mí me visitaban de dos e incluso de tres en tres. Y no solo familiares. Aunque los amigos me ponían nervioso. Hacían preguntas complicadas y las respuestas también eran complicadas.

Terminé haciendo amigos. Alguno de ellos me llamó una vez salido de alli. No quise quedar con ellos. Eran locos… como yo. Los amigos de fuera se enteraron de todo y sufrieron por mí. Y yo lo pasé muy mal. Tuve que dar explicaciones a todos. Pero no tenía la mente despejada. No pensaba con claridad. La medicación atonta la mente.

 

CC/Wolfgang Sterneck
CC/Wolfgang Sterneck

 

Estuve sin salir durante meses. No volví a beber ni a drogarme. Y seguí con medicación mucho tiempo. Hasta el punto de que mis amigos no me reconocían una vez dejada la medicación. Mi cerebro iba más rápido al faltarle la droga y ellos lo notaban y se preocupaban. Aunque yo me sintiera bien ellos pensaban que me iba a poner malo otra vez. Fue duro… tanto que casi me vuelvo a poner malo. Al final tuve que salir de la casa de mis padres y tomarme unas vacaciones de mí mismo. Sin ver a mi familia ni a los amigos más íntimos durante días y así poder pensar en mí. Hasta que me calmé y los fármacos de nuevo me hicieron estar relajado. Sin estrés dejé de estar tan irritable y me empezaron a bajar de nuevo la dosis de pastillas.

Ahora pienso con claridad. Ya no estoy irritable ni mi cabeza va deprisa. Me despierto atontado por las pastillas pero se me pasa después del primer café. No tengo el don de la palabra pero puedo expresarme por escrito. Y estoy tranquilo. Espero estar tranquilo por mucho tiempo.

 

Anónimo.

Imagen por defecto
Colaborador
Persona humana que cree que aún es necesario luchar por la libertad en defensa del pensamiento crítico y por la igualdad de credos. Anónimo por vocación y solidario por necesidad.

5 comentarios

  1. Bravo! Mi exnovia está ahora alli´,gracias por tu sinceridad y ánimo! Me has ayudado! Cuídate

  2. Deduzco Gema que eres bollo o bisex.

  3. Yo como siga asi….yo misma voy a hacer q me ingresen …yo tengo clusterb y ufff es insoportable …es una locura y por desgracia me he dado cuenta un poco tarde …. cuando ya he echo sufrir a muchas personas yo tambien tomo alcohol y drogas por q no aguanto mis propios pensamientos y la angustia me esta somatizando ….has sido muy fuerte ….ojala tengas la recompensa q mereces ….a no es otra q la paz y ser feliz

  4. No tomeis neurolepticos. Tu dopamina eres tu. Te van anular. Algo ortomolecular. Y manuel el psicologo lleva el campo freudiano en coruña. Id por ahí. No es caro y será el dinero mejor gastado de tu vida. Salud.

  5. Federico, neurolépticos son como tranxilium y fluoxetina? Quiero decir es lo que tomo ahora, estoy fuera de Galicia y estuve ahí ingresada. Varias veces, pero hace dos años que no. Y espero no volver mi experiencia no fue buena, cada ingreso es un trauma y ha fallecido una persona en contención. Mezclan adolescentes, gente mayor jóvenes y con enfermedades muy diferentes y necesidades diferentes. No es adaptativo y no está dentro de las instalaciones de un hospital general. La vigilancia está fuera de lugar. Y sinceramente yo tengo mi enfermedad soy consciente de ella y no me considero una loca. Sólo una chica de fuerte personalidad y sin límites que ahora los dicto yo, pero a día de hoy estas patologías se ven estigmatizadas por pacientes ¿Cómo los demás no nos van a llamar locxs si hasta nosotros nos lo creemos?

Deja un comentario