Miles de caddies pakistaníes llegan a Oleiros atraídos por su campo de golf

Miles de caddies pakistaníes llegaron durante las últimas semanas a Oleiros atraídos por el campo de golf Xaz Antonio David Flores. Los asistentes de los golfistas, en su mayoría procedentes de Pakistán, se alojan en los gulags que el Concello oleirense puso a su disposición. «Estamos encantados con la llegada de los primeros lacayos a las instalaciones golfísticas», explicaron desde el Ayuntamiento de Oleiros.

Golfista y su caddy

Los trabajadores de Pakistán decidieron trasladarse a Oleiros en su mayoría debido a la feroz campaña de captación de caddies llevada a cabo en ese país. «Todo el mundo sabe que los caddies pakistaníes son los más sumisos y los más trabajadores», indicaron desde el Consistorio comunista para millonarios. Oleiros invirtió dos millones de euros en una campaña publicitaria en Pakistán vendiendo las bondades de dedicarse al oficio de caddy en la Venezuela coruñesa.

Gelo

Recientemente, Oleiros anunció que contará con una escuela municipal de golf bolchevique en las instalaciones del campo de golf Xaz Antonio David Flores. El complejo abrirá sus puertas el próximo día 24 según comunicó la promotora, del grupo Inveravante del empresario Manuel Jove. Los estudiantes oleirenses podrán iniciarse así desde su más tierna infancia en el deporte por excelencia de la clase obrera: el golf. El máximo mandatario bolivariano de Oleiros, Ángel García Seoane, Gelo, recordó que se está “haciendo un convenio con la empresa” para abrir cuando antes esta escuela municipal “y que los niños vayan a aprender como cualquier otro deporte y a luchar por la dictadura del proletariado”.

Instalaciones de Golf Xaz Antonio David

Los más pequeños podrán disfrutar de las bondades del golf y de todos los valores que implica su práctica: humildad, respeto por el medio ambiente, el derecho a la autodeterminación, la igualdad, la capacidad de sacrificio y un largo etcétera. Como otros deportes de equipo, el golf fomenta también la camaradería, el socialismo y el respeto hacia el prójimo. En la macrourbanización anexa al campo, los infantes recibirán entrenamiento militar y serán adoctrinados en soviets de Alternativa dos Veciños, el partido único de Oleiros. «O golf en Oleiros é comunista tamén e poderase practicar como calquera outro deporte como as canicas, para o que tampouco fai falla arrasar miles de hectáreas de bosque», explicó Gelo.

Antonio David

Para acceder a la escuela municipal de golf bolchevique, los niños tendrán que presentar 10.000 euros y su carné de afiliación de Alternativa dos Veciños. De inmediato se les entregará un fusil y un ejemplar del último libro de poesías de Gelo, Os campos de golf non son pelotazos. Golf Xaz Antonio David cuenta con una inversión de 10 millones y su puesta en marcha generará 20 empleos directos y 100 indirectos a los que habrá que sumar los propios de la restauración y el servicio de escorts, según sus promotores. El director, Alfonso Castiñeira, avanzó que «Golf Xaz Antonio David será un club deportivo y familiar solo para socios, con unas instalaciones bolivarianas de primer nivel».

Instalaciones de Golf Xaz Antonio David Flores

Xaz Antonio David ofrece también clases de acordeón impartidas por Gelo, charlas sobre golf y comunismo a cargo de García Seoane, conciertos del alcalde de Oleiros con temas de su último disco de boleros Ámome mucho y visitas guiadas por el concello de los millonarios a bordo de su popular furgo-comunista. El exmarido de Rociíto acudirá a la inauguración de las instalaciones y jugará una partida con Gelo y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. «Antonio David está encantado con que o seu nome bautice este gran complexo lúdico-deportivo comunista», explicó Gelo.

Imagen por defecto
Elisardo Tobias Munchen
Todo está perdido. Todo está muerto. Todo es materia. Sin embargo, insondable es mi fe en el Señor. Cinéfilo aguerrido, poeta en la intimidad y melómano. Me gustan los videojuegos, la papiroflexia y la metafísica. Mi comida favorita es la empanada de atún.
Artículos: 66

Deja un comentario