Miro a las niñas en faldita

Miro a las niñas en faldita

pasar ante mí

deseando que una

b

e

n

d

i

t

a

ráfaga de viento

me muestre sus braguitas.

Blancas,

braguitas blancas,

puras,

virginales.

Miro a las niñas pasar,

colegialas

que lamen heladitos,

chupas y

p

a

l

o

t

e

s

y a veces

incluso

también

me pongo palote.

Miro a las niñas.

Esas tetas y esos culitos

bamboleantes

bajo los uniformes

b

e

n

d

i

t

o

s

de colegio privado

de monjitas.

Dios te guarde,

Sagrado corazón de Jesús.

Gracias por este regalo para la vista.

CC/David
CC/David
Imagen por defecto
Pedro J. Panoplia
Adjunto del adjunto del director, esta exótica promesa del periodismo patrio mueve los hilos en esta web. Amado y odiado a partes iguales, transpira neoperiodismo por cada uno de los poros de su piel. Duerme, come, caga y vive en la redacción.

Deja un comentario