Muere Chuck Berry, muere el rock and roll


Acabo de despertarme con la triste noticia, la muerte del Rock and Roll. La escena podría pertenecer a una película… pero es real. Al igual que será desgraciadamente real aguantar a sabe Dios cuántos desgraciados alabando la figura del bueno de Chuck, cuando en vida no le hicieron ni caso. Pero nosotros sabemos que este hombre era el Beethoven de nuestro siglo, un personaje mayúsculo en la historia de la humanidad. Hizo más, aunque muchos no quieran verlo, por los derechos de los negros que otros activistas reconocidos que van de serios y a los que sí tratan con respeto. Porque a Chuck Berry lo jodieron muchas veces. Muchos lo criticaban por su carácter… pero si toda tu vida te trataron fatal tu personalidad se torna como mínimo desconfiada. Recuerdo cuando fui a verlo a Burgos. Salí de Coruña en tren a las cinco de la mañana y llegaría a Burgos sobre las cuatro de la tarde, el precio compensaba la tardanza. Aquel viaje en tren para ver al maestro bien podría ser una canción suya, ahora que lo recuerdo. Pasé un frío endemoniado y me perdí en un barrio chabolero cerca del río. Por la calle había tipos rarísimos como yo y pronto congeniamos, sabedores de que íbamos a ver a la personalidad más importante de nuestra era… como si de Alejandro Magno se tratara en otros tiempos. Conocí a un tío muy agradable que me contó que cuando se enteró que Berry venía a tocar vendió su entrada del pesado de Springsteen aún sabiendo que perdía pasta para ver a Chuck. Aquel día estaba de cumpleaños, creo, y ofreció una actuación extraordinaria. Yo le contaba a mi hermano, que es guitarrista, que la guitarra de Chuck Berry sonaba ¡exactamente igual que en los discos de los 50! La banda era muy buena, un gran batería y bajistas de la vieja escuela, su carismática hija a los coros y a la harmónica y su virtuoso hijo a la guitarra, aunque también al piano creo recordar. En el escenario tenía ese carisma que solo poseen algunos, era un mago, hacía magia con la guitarra, algo muy importante que es muy difícil de encontrar hoy en día: era un chamán del rock and roll.

Que en paz descanse el Rock and Roll, a partir de ahora tocaremos Chuck Berry.

Anterior No reivindiquéis a Chuck Berry, gilipollas
Siguiente O Carnoedo tropeza co Ciudad Jardín

Sin comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *