O Bo de Vil, verdades como pollas

A veces uno se topa con agradables sorpresas por Internet. Y es grato enontrar cómo hay tíos de al lado de donde vives haciendo una música cojonuda. O Bo de Vil, vodevilesco juego de palabras en galego que en castellano sería «El bueno de Vil», es un hombre orquesta enmascarado que navega en las cenagosas aguas del rock and roll más primitivo. Dese Ferrol para el mundo, hace algo para lo que la música servía antiguamente: para contar historias. Es tan difícil hacerlo bien que eso explica el auge de las bandas tributo, de los indis que solo susurran cosas para que no entiendas nada y de los grupos que cantan en inglés. Y Vil cuenta historias en castellano y en galego, con grandes doses de ironía como no podría ser de otra forma. Me recuerda al genial e incomprendido Hasil Adkins en ocasiones. Su última maqueta hasta el momento, Verdades como pollas, es toda una declaración de intenciones. Historias frenéticas y un poco surrealistas cargadas de cotidianeidad. Él dice hacer surreal psycho punk polka, pero lo importante es que este tío rockea y en sus conciertos pasan cosas hoy día también extrañas: son divertidos. ¡¡Salud y muchos éxitos, camarada desconocido!! https://www.youtube.com/watch?v=97vv69fXVGc]]>

Imagen por defecto
Aduardo o da Cajacha
Mis colegas dicen que soy un friki pero mi madre dice que soy encantador. Ando cerca de los cuarenta pero aparento cincuenta. Soy un romántico aunque odio la Humanidad.

Deja un comentario