Pintadas comentadas: «Te invito a sonreír. Pago yo»

IMG-20141022-WA0001

 

 

Nos encontramos ante una excelente pintada, ya que contiene los cinco elementos que se le exigen a una creación de primer nivel: ética, estética, contenido, aprovechamiento del entorno y originalidad. Estos parámetros han sido profusamente definidos a lo largo de la historia de la pintura, de uno u otro modo, por los más grandes teóricos del arte. El mensaje transmitido, a primera vista pueril, destaca por su ambición, su grandeza y su optimismo: «Te invito a sonreír» es un canto a la vida, a la quintaesencia propia del ser humano. Es antropocentrismo en estado puro. Es el paso de la oscuridad a la luz. De la peste negra al Renacimiento. La sonrisa, como nos recueerda Umberto Eco en El nombre de la rosa, es lo que nos diferencia de los demás animales. En cuanto a la estética, cabe  destacar los trazos sinuosos de las letras, que parecen querer romper con la frontallidad de la pared como llevándonos más allá, hasta alcanzar la trascendencia. «Pago yo», añade el artista, como si por sonreír tuviésemos que pagar, en un giro semántico notable, dotando al mensaje de contenido, completándolo. No es solo que que se nos invite a reír, sino que lo podemos hacer sin miedo alguno porque no nos va a costar nada. El aprovechamiento del entorno resulta sobresaliente, ya que unos simpáticos fantasmitas, sonrientes tras el cristal de un frío escaparate, le otorgan aún más fuerza al mensaje. Por último, resaltar que, contemplada en conjunto, esta pintada posee una gran originalidad. Nota: un ocho sobre diez.

 

Adelaida Martínez

Imagen por defecto
Colaborador
Persona humana que cree que aún es necesario luchar por la libertad en defensa del pensamiento crítico y por la igualdad de credos. Anónimo por vocación y solidario por necesidad.

Deja un comentario