Recuerdo de Lemmy Kilmister recordando a Bowie


Parecía imposible que Bowie fuera a morirse algún día. Él, una especie de angel dionisíaco del rock and roll. Pero nos dejó. Lemmy Kilmister rizó el rizo y, sin pronunciar una sola palabra, solo con la magia de la música, hizo lo imposible y convirtió en un tema de Mötorhead la increíble Heroes, quizás unas de las canciones más hermosas del Duque. Un homenaje a priori jodidamente impensable para los fans de Lemmy que, poco después, se convirtió en su epitafio. Para el recuerdo queda esta gran canción versioneada por uno de los intérpretes más rotundos que ha parido el rock escrita por un lánguido semidios. Una buena manera de recordar a estos dos titanes. Aleluya.

 

Anterior Bruno y María pondrán sus huellas en el Paseo de la fama de Sada
Siguiente La pirámide de la Cidade da Xustiza estará orientada hacia Ganímedes

Sin comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *