Sada entrega a sus vecinos vacunas contra la gripe de 1918

El Concello de Sada comenzó a repartir la pasada semana 16.000 vacunas contra la gripe de 1918 «para que todos os veciños poidan facerlle fronte a esta enfermidade con rapidez». Así comienza la carta que desde el consistorio sadense se ha enviado a todos los domicilios de la localidad, conforme a los datos que constan en el padrón.

«Felicitamos a todas as veciñas e veciños polo comportamento exemplar que están a demostrar nestes momentos difíciles a pesar das restricións ó balconing», apunta el documento. Las cartas se entregarán en todas las casas y parroquias dependiendo del reparto de Correos.

Playa de Sada (A Coruña) – CC/Jose Manuel

Desde el Concello se precisa que además del reparto a domicilio se entregarán vacunas a aquellos comerciantes que lo soliciten. Por otra parte, la Policía Local y la Guardia Civil siguen distribuyendo mascarillas en las glorietas y transporte público.

Hasta el momento, el Concello de Sada, que estos días realiza pruebas nucleares en el paseo marítimo, lleva repartidas alrededor de 30.000 mascarillas, más de la mitad compradas por el consistorio y el resto entregadas por Administraciones y empresas.

Donald Trump en Sada

La mal denominada gripe española mató entre 1918 y 1920 a más de 40 millones de personas en todo el mundo. Se desconoce la cifra exacta de la pandemia, que es considerada la más devastadora de la historia. Un siglo después aún no se sabe cuál fue el origen de esta epidemia que no entendía de fronteras ni de clases sociales.

Aunque algunos investigadores afirman que empezó en Francia en 1916 o en China en 1917, muchos estudios sitúan los primeros casos en la base militar de Fort Riley (EE.UU.) el 4 de marzo de 1918. «Estamos actuando con celeridade para evitar que esto da gripe española avance máis», señaralon fuentes del Concello de Sada.

Imagen por defecto
Aduardo o da Cajacha
Mis colegas dicen que soy un friki pero mi madre dice que soy encantador. Ando cerca de los cuarenta pero aparento cincuenta. Soy un romántico aunque odio la Humanidad.

Deja un comentario