Santiago Camacho rockea con Redrum 237

Amig@s de Panoplia, hoy quiero presentaros a esta banda llamada Redrum 237. Tocan versiones de Nirvana, Rage Against the Machine o la estupenda Vasoline de Stone Temple Pilots. Os preguntaréis qué tiene de especial este grupo, pues que cuenta con un guitarrista que responde al nombre de Santiago Camacho… Sí, amigos, nuestro admirado Santi. Muchos lo conoceréis por Cuarto Milenio o por el tristemente finalizado Milenio 3 en la Cadena Ser, pero en Panoplia ya seguíamos la trayectoria de este hombre y disfrutamos de sus estupendos libros, como el ya mítico Veinte grandes conspiraciones de la historia. Ya sabíamos de la pasión del bueno de Santi por el rock and roll, en especial por Nirvana y su admirado guitarrista y compositor Kurt Cobain. Pero es ahora,  gracias a este vídeo, cuando podemos ver a Santi en acción: guitarra en mano, haciendo muecas y escupiendo riffs y punteos. Sintiendo el rock como lo que tiene que ser, un impulso primitivo que quebranta la voluntad de quien lo posée.

Aprovecho para recomendaros que recuperéis aquel programa de Milenio 3 en el que Santi nos hablaba de la conspiración del rock con el gobierno de los Estados Unidos y todo el tema de la Operación Caos (¡que buen nombre para una banda!). Estamos ansiosos por escuchar un disco completo con temas propios, seguro que a Santi le sobran ideas para letras sobre conspiraciones o historias rocambolescas como con las que nos entretenía en su sección radiofónica Los amigos de Santiago Camacho en Milenio 3.

Bueno, amig@s, os dejo con el vídeo del concierto y concluyo celebrando el buen hacer y la humildad de este hombre que, dando caña a la guitarra en una banda de rock, ya tiene todos mis respetos. Enhorabuena Redrum 237, ¡¡seguid dando caña!!

 

Imagen por defecto
Molrock
Nacido en Texas y tan crudo como el petróleo de su tierra natal, John Thomas Baker falleció en 1959 en un misterioso accidente y ha resucitado de entre los muertos convertido en Molrock. Si usted tiene un problema, no dude en sintonizarlo y ¡¡a rockandrollear!!

Deja un comentario