Tras Franco, Ramón Rodríguez Ares defenderá también al asesino José Bretón

Después de hacerse público que el exalcalde de Sada, Ramón Rodríguez Ares, defendería como «amigo de la familia» al genocida Franco en el juicio sobre el expolio del pazo de Meirás, acaba de trascender que Moncho, franquista confeso, defenderá también en otra causa judicial a José Bretón, que asesinó a sus propios hijos.

La jueza aceptó la petición de los abogados de los Franco de citar como testigo a Ramón Rodríguez Ares, alcalde de Sada entre los años 1979 y 2007 por el PP y PDSP. Los letrados de los herederos del dictador solicitaron su testimonio en calidad de «amigo de la familia» y como conocedor de las obras de mantenimiento realizadas por la familia en el pazo entre 1975 y 1990.

Moncho and friends

El exregidor, famoso por lemas como Moncho es mucho, afirmó no estar sorprendido por la citación. «Saben que yo era amigo del marqués [de Villaverde] y de Carmen [Franco]», sostuvo el exmandatario, ya retirado de la política y que contó que solía acudir al pazo a visitar a la familia, con la que cenaba o tomaba café a menudo.

Ramón Rodríguez Ares por la gracia de Franco

Moncho se mostró encantado de poder defender, «después de Franco, a otro entrañable homicida como José Bretón», que le quitó la vida a sus dos hijos de seis y dos años, Ruth y José. Asesinó a los pequeños, a los que atiborró de orfidales y después los quemó en una hoguera a 1.200 grados.

Las muertes de Ruth y José se produjeron el 8 de octubre de 2011 en la finca cordobesa de Las Quemadillas, según sentencia firme. Fue condenado a cuarenta años de cárcel. Rodríguez Ares, ya tan acostumbrado a defender a asesinos, también decidió ratificar la inocencia de José Bretón ante la justicia.

Imagen por defecto
Pedro J. Panoplia
Adjunto del adjunto del director, esta exótica promesa del periodismo patrio mueve los hilos en esta web. Amado y odiado a partes iguales, transpira neoperiodismo por cada uno de los poros de su piel. Duerme, come, caga y vive en la redacción.

Deja un comentario