Un chistecito sobre Carrero Blanco y la libertad de expresión. Por Salvador Escalona.